Un día en la vida de Elena Koumpli, directora de análisis de datos y Gestora de SCADA

Elena Koumpli

Elena se incorporó a Solarcentury después de más de diez años de trabajo en proyectos de investigación en el ámbito académico y ahora está al frente de nuestros equipos de SCADA y Análisis de datos, que se centran en optimización del rendimiento. En este artículo nos cuenta sobre ella y en qué consiste su rol.

¿Cuéntanos sobre tu trayectoria y sobre cómo has llegado a la empresa?

Cuando estaba haciendo mis estudios para la obtención de un grado en Física aplicada, en Atenas, me especialicé en física nuclear, pero poco después me di cuenta de que no era lo mío, así que, después de graduarme, hice una maestría en sistemas de energía renovable. En 2014, cuando surgió la oportunidad de hacer un doctorado en el Centro para la Tecnología de Sistemas de Energía Renovable o CREST (Centre for Renewable Energy Systems Technology) en Loughborough, no dudé en aceptarla.

Inmediatamente después de terminar el doctorado en CREST, en el año 2017, comencé a trabajar allí como investigadora asociada. Trabajé en un proyecto muy grande de recolección de datos de paneles solares en tejados, analizando y mejorando su rendimiento, e investigando la calidad de los datos.

Nunca imaginé que pasaría a trabajar en el sector comercial, después de diez años de trabajo en el ámbito académico, pero el cargo en Solarcentury parecía una gran oportunidad de progresar en mi carrera y de seguir dentro del sector de la energía renovable, así que decidí aceptarlo. Después de un año en este cargo, puedo decir que estoy muy contenta de haber tomado la decisión que tomé.

¿En qué consiste tu rol?

Dirijo los equipos de SCADA y Análisis de datos.

El objetivo de ambos equipos es garantizar que todos los procesos funcionen bien a diario y, a la vez, trabajamos para alcanzar objetivos a más largo plazo.

Este último año, he estado trabajando mucho en la optimización del rendimiento de los sistemas. Tanto el equipo como yo hemos estado trabajando a partir de un plan y una hoja de ruta con objetivos intermedios precisos, centrándonos en una cosa muy importante: hacer que nuestros paneles solares rindan más, nos permitan incrementar los ingresos y, por supuesto, contribuir más a la lucha contra el caos climático.

Mi cargo es variado, y eso es lo que lo hace tan interesante: desde programar con Python hasta revisar cifras financieras y de contratos con el equipo. Intento, además, mantenerme vinculada con la investigación procurando posibles proyectos de colaboración entre nuestra empresa y socios académicos del Reino Unido y Europa. Me gusta resolver problemas.

¿Qué hacen normalmente tus equipos?

Hay bastantes diferencias entre los dos equipos cuando se tienen en cuenta sus objetivos y tareas diarias, sin embargo, son dos partes importantes de la misma cadena: desde la adquisición de los datos hasta el análisis de los datos.

El equipo SCADA permite que se pueda llevar a cabo la adquisición de datos, desde la fase inicial de diseño y encargo de la planta hasta el fin del período de monitorización.

El análisis de datos siempre ha consistido en la recolección, el almacenamiento y la manipulación de amplias cantidades de datos obtenidos de los sistemas SCADA. Estos datos «limpios» se utilizan para calcular los valores de rendimiento mensual de los centros que gestionamos. Un dato curioso sobre este equipo de análisis de datos es que está compuesto, en un 75 %, por mujeres. Me encanta y me resulta muy inspirador ver a más mujeres en el sector de la energía.

¿Cómo ha evolucionado el equipo este último año?

El equipo de análisis de datos, concretamente, ha logrado un cambio importantísimo en el último año. La palabra clave aquí es «equipo»: con respecto a los recursos y, lo que es más importante, en cuanto al objetivo y la ambición.

Hemos trabajado mucho para reducir a un mínimo el tiempo de notificación de información. Si bien la ingeniería de datos sigue siendo una parte fundamental, hemos dejado de centrarnos en los informes de rutina y hemos pasado a centrarnos en el análisis de la causa raíz en relación con el rendimiento de sitios específicos.

El resultado de este trabajo puede verse en las páginas de Grafana de Solarcentury. Grafana es una herramienta maravillosa para el análisis y la monitorización de datos, que recopila datos e información de varias fuentes de datos y que ofrece tableros que muestran aspectos de la monitorización y notificación de información respecto a plantas específicas.

Es hoy nuestra principal plataforma de visualización para el rendimiento, sin embargo, hace un año, no se utilizaba en absoluto y era imposible pensar que se convertiría en lo que es hoy.

Ofrece enlaces al rendimiento de las plantas desde los indicadores de rendimiento claves normales (ratio de rendimiento y disponibilidad) y funciones de rendimiento más avanzadas, y permite evaluar hipótesis y cifras financieras y estadísticas de defectos en varios períodos de operación de un emplazamiento.

¿Cómo han recibido los clientes todos estos cambios?

Nuestros clientes reciben sus informes más rápido que antes, y hemos cambiado parte de los informes destinados a los clientes para que sean más detallados y más interesantes desde un punto de vista visual. Ahora prestamos más atención a la detección e identificación de fallas, y a resolverlas cuanto antes.

¿Fuera de la oficina, también te dedicas a los datos? ¿Qué haces en tu tiempo libre?

¡No! Me gusta nadar, viajar e ir a conciertos de heavy metal. También me encanta el café, tanto que tengo el sueño de poner mi propia cafetería algún día, quizás cerca de una pequeña granja. ¡Sería genial que la gente pudiera disfrutar de una rica taza de café y visitar a los animales!

Aparte de eso, me gusta ocuparme de mis plantas, ir a caminar, cocinar o simplemente descansar después del trabajo.

Participaste en las huelgas y manifestaciones por el clima en los últimos meses. ¿Por qué?

La primera marcha por el clima a la que fui fue justo antes del Acuerdo de París. En aquel momento, me sorprendió la cantidad de gente que salió a las calles a manifestar su apoyo. A partir de entonces, la conversación creció exponencialmente y la cantidad de gente que participó en las huelgas juveniles de septiembre fue enorme. Fue increíble ver a millones de personas allí, y ver tanta gente apoyando la huelga organizada por Extinction Rebellion. El movimiento está creciendo, y espero que estemos generando un cambio. No hay dudas de que ha hecho que más gente se detenga a pensar en la emergencia climática en la que nos encontramos.

En mi país de origen, la gente no sabe mucho sobre el movimiento Extinction Rebellion y el caos climático en general. Hace poco les expliqué a mis sobrinos pequeños lo que está pasando en el mundo. Tienen que saberlo, porque es su generación la que se verá afectada. Es importante informar a la gente: quieren saber, tenemos que enseñarles.

¿Extrañas el mundo de la investigación?

Sí, en general, sí, pero intento mantener el vínculo con institutos de investigación de todo el mundo. Jan Muller (mi jefe) me ha animado mucho. Estoy convencida de que la forma para resolver la crisis climática requiere la colaboración entre el ámbito académico y el sector industrial.

A nivel personal, mis amigos se han ido a diferentes destinos después de terminar el doctorado, pero ahora tengo la oportunidad de trabajar con ellos en proyectos que también son beneficios para Solarcentury.

¿Qué es lo que más te gusta de trabajar en Solarcentury?

La gente, principalmente. Trabajo en equipos excelentes pero también hay personas excepcionales en el equipo más amplio, lo cual me motiva mucho. Me gusta cuando la gente se entusiasma por hacer cosas. Comenzamos por lo que PODEMOS hacer, después seguimos un plan y, no sé bien cómo, logramos hacer lo imposible. ¿No es genial?

No cambiaría nada, salvo que me gustaría tener más tiempo para hacer más cosas. ¡Un día extra en mi vida me vendría bien! U otra Elena quizás…

Más artículos de nuestra serie «Un día en la vida»