Un día en la vida: Stephane Poulain: Gerente de desarrollo de proyectos

Stephane, con su experiencia de más de dos décadas en el sector energético, decidió dedicarse por completo a la creación del mercado de energía solar francés tras ser testigo del impacto paisajístico provocado por el caos climático.

¿Desde hace cuánto trabajas en el sector de la energía solar?

He estado trabajando en el sector de la energía eléctrica durante más de veinte años, lo que incluye casi doce años en el sector de la energía solar.

He ocupado varios cargos, desde el diseño de inversores en el departamento de I + D de una gran empresa internacional, pasando por establecer y gestionar mi propia empresa de energía solar, hasta desarrollar y construir plantas de energía solar de todo tipo.

¿Por qué decidiste trabajar en este sector?

Siempre había sido una de mis metas crear mi propia empresa, pero quería que tuviera sentido, para que la empresa sirviera de algo.

Era de esperarse que pasara a dedicarme al desarrollo de proyectos de energía solar fotovoltaica. Vivo en los Alpes y siempre me han encantado los deportes de montaña, especialmente el senderismo y el esquí. He sido testigo de un cambio real en el paisaje montañoso año tras año (en particular, el derretimiento de los glaciares, episodios de caída de nieve cada vez menos frecuentes que llegan cada vez más tarde, y el deshielo del permagel que hace que algunas rutas se vuelvan peligrosas.

Entonces, en 2008, creé mi propia empresa para participar en el mayor desafío al que se enfrenta la humanidad.

¿Cómo ha cambiado el sector de la energía solar en los últimos doce años?

En el mercado francés se ha producido una verdadera revolución en las últimas dos décadas. Antes del 2006, la energía solar fotovoltaica era un nicho. Se construían solamente pequeñas instalaciones fotovoltaicas en casas que no podían conectarse a la red eléctrica, como las casas situadas en las partes altas de las montañas. Posteriormente, en 2006, el gobierno introdujo un sistema de precios fijos regulados para la energía con el objetivo de lanzar un mercado real. El período comprendido entre el año 2006 y el 2010 marcó el auge del mercado de la energía fotovoltaica francés.

Cuando yo entré, el mercado estaba comenzando, los industriales ofrecían todo tipo de soluciones técnicas innovadoras, las ofertas comerciales aparecían por todos lados; había cosas buenas y no tan buenas, si bien era emocionante, también daba cierto miedo.

En 2010, el gobierno decidió poner fin a este entusiasmo congelando el plan durante seis meses. Fue a partir de este período cuando el sector realmente pasó a ser más profesional y estructurado. Los precios de los equipos de energía fotovoltaica comenzaron a bajar de forma constante, lo cual permitió desarrollar y construir plantas energéticas a precios por kWh cercanos al precio de mercado al contado (spot), permitiendo así que la energía solar se convirtiera en una de las fuentes de electricidad más económicas del mercado.

¿Por qué decidiste trabajar para Solarcentury?

Solarcentury se creó para luchar contra el caos climático por medio del desarrollo de la energía solar. La sociedad ha estado luchando por esta causa desde hace 20 años. Esta convicción es algo que comparten todos los empleados, y esto hace que la empresa sea un entorno de trabajo saludable y afectuoso.

Quise comenzar a trabajar en Solarcentury por todos estos motivos, ya que comparto las convicciones y las ambiciones.

¿Cuál es tu rol actual?

Estoy a cargo de desarrollar proyectos de energía solar en suelo en el mercado francés. Mi misión es identificar y evaluar terrenos adecuados para proyectos de energía solar, obtener todas las autorizaciones administrativas (especialmente para la construcción), presentar documentación en los llamados a licitación que permitan vender los kWh producidos, y procurar la obtención de financiación. Trabajo con socios que son expertos en su sector y que nos permiten superar los varios desafíos a los que nos enfrentamos diariamente.

Tengo la oportunidad de hacer algo muy interesante y con una gran diversidad. Todos los días son diferentes, trabajo en la parte técnica, pero también en la parte legal, financiera, administrativa, comercial, etc.…

¿Cuáles son los desafíos a los que se enfrentará el mercado francés?

El gobierno francés ha desarrollado un ambicioso proyecto de programación de la energía a varios años que aumenta la cuota de 9,1 GW (en la actualidad) hasta 35,6 a 44,5 GW en 2028. Los llamados a licitación se lanzarán a principios de 2020 y se dedicarán 900 MW al año a grandes tejados y 2 GW al año para plantas de energía en suelo.

Este programa ofrece buenas perspectivas y da buena visibilidad al mercado. El desafío para nosotros será generar nuevos proyectos en nuestra cartera que cumplan con los requisitos de las licitaciones, permisos de construcción y precio.

¡Ahí es donde se pone difícil! El camino es largo y está lleno de obstáculos. Cuando se presentan documentos de planificación urbana, las autoridades realizan un proceso de análisis que suele ser largo; es necesario tener en cuenta los aspectos ambientales y los planes deben adaptarse de manera acorde. Antes de poder presentar un proyecto en una licitación, se necesitan dos o tres años de trabajo preliminar. Una verdadera maratón que requiere adaptación, persuasión, paciencia y perseverancia.

Por lo que cuentas, parece que te gustan las actividades al aire libre, ¿sigues teniendo tiempo para eso?

Cuando no estoy dando vueltas por trabajo, puedo trabajar desde mi casa, algo que me resulta muy cómodo. Rindo más, ya que no me estreso ni me canso intentando llegar a la oficina. No me afecta el ruido de la oficina. Puedo llevar a mis hijos al colegio algunas mañanas, o ir a recogerlos algunas tardes, en bicicleta.

Después de un día de mucho trabajo, apenas apago mi computadora, me pongo las zapatillas deportivas y me voy a correr. Durante los fines de semana, me escapo con mi familia o con amigos a las montañas para practicar las actividades que allí se pueden hacer en cada estación: caminatas, esquí, Vía Ferrata, senderismo, escalada, deportes acuáticos en el Lac du Bourget…

Aunque me pierda las discusiones de los lunes por la mañana cerca de la cafetera, he logrado un equilibrio gracias la posibilidad de trabajar desde casa.

Última pregunta: ¿cómo describirías el futuro de la energía solar?

Estoy convencido de que la energía solar será la principal fuente de producción de energía en el siglo XXI. Es fácil de diseñar, fácil de instalar, fácil de operar y el costo de producción por kWh solar pronto será mucho menor que el costo de cualquier otra fuente de energía. ¡Y todo esto gracias al sol!

Hemos logrado cosas hasta ahora, pero no podemos dormirnos en los laureles. Tenemos que mostrar más audacia, innovación y persuasión para detener rápidamente el consumo de energía proveniente de combustibles fósiles y pasarnos a la energía solar.

No nos daremos por vencidos. La lucha continúa.